Tres cosas que debes saber de los subsidios de desempleo

Los subsidios por desempleo pueden ser una herramienta que apoye a personas que no tienen derecho a prestación contributiva y que aún no han podido incorporar se al mercado laboral, sin embargo, no siempre conocemos bien algunas cuestiones que son relevantes en este tipo de herramientas.

En primer lugar, debemos tener claro que un subsidio por se otorgara a personas que ya han cobrado la prestación contributiva o que no tienen derecho a ello. Se trata por tanto de herramientas no contributivas, pero que sirven para apoyar a desempleados sin derechos a las contributivas.

Tasa de paro juvenil española

¿Qué tipos de subsidios de desempleo existen?

Esta es una pregunta importante: existen diferentes tipos de subsidio, hasta cerca de una decena de ellos. Cada modelo de subsidio puede englobar a grupos distintos, e incluso, en algunos casos, podrá ser posible percibir uno y después solicitar otro (aunque no es lo frecuente).

Lo ideal es acudir a los servicios de empleo y consultar cuáles son los subsidios más adecuados a nuestra edad y circunstancias.

Tienen diferentes duraciones y opciones de renovación

Este es otro aspecto relevante y que no siempre se tiene en cuenta. Existen subsidios que tienen una duración limitada y no tienen capacidad de renovación como el extraordinario por desempleo, y existen otros subsidios con duración ilimitada como el de para mayores de 52 años que se extiende hasta el momento de la jubilación.

Como de costumbre, lo importante aquí es conocer a fondo cuales son nuestras posibilidades y opciones a la hora de solicitar uno u otro, y elegir aquel que más nos vaya a convenir, aunque, también hay que señalar que el propio servicio de empleo se encarga de ayudarnos en la orientación en este sentido.

Se deben cumplir las condiciones

Los subsidios por desempleo se enmarcan dentro de un sistema que obliga al cumplimiento de ciertas normas y acuerdos. Es muy importante tener esto en cuenta ya que las penalizaciones en este caso se convierten en la retirada del cobro de la prestación.

Las dos cuestiones más importantes son mantener el sellado del desempleo al día y el cumplimiento de los compromisos que se incluyan dentro del llamado compromiso de actividad. Este compromiso se trata de un acuerdo en el cual el desempleado accede a acercarse a la propuesta entrevistas de trabajo que se realice desde los servicios de empleo, a los cursos de formación y en general a cualquier ayuda orientada a cambiar su situación y buscar trabajo.

Hay que señalar que las infracciones tienen un sistema en escalado, una primera infracción puede suponer no cobrar un mes (que no se recupera) pero una sanción grave puede suponer la paralización del cobro y además perder el derecho a volver a solicitarlo en un plazo de tiempo determinado que suele rondar los 13 meses.

Publicidad