Junio: el vuelco del mercado laboral

No por esperados, que lo eran, los datos del empleo en el mes de junio dejan de ser una buena noticia que refresca una situación compleja si la comparamos, especialmente con los datos del paro del primer semestre de 2020.

Prestación contributiva paro subsidio por desempleo

Según los datos aportados por el ministerio de inclusión, seguridad social y migraciones públicas hoy mismo, en el mes de junio, se registraron 233.056 nuevos afiliados en la Seguridad Social. Esto vendría a ser un dato de récord, qué, además, a su vez, superaría a los datos del mes de mayo y, también fue un mes de récord con más de 200.000 afiliados.

Pero, la buena noticia no sólo viene dada por el aumento de la afiliación de la Seguridad Social, sino también por la reducción de la tasa de paro. La reducción en el número de parados, también vuelve a alcanzar cifras de récord en junio, como ocurrió en mayo. Se cuantifica en más de 167.000 parados menos.

De este modo, las cifras del paro en España serían de 3.614.339 desempleados con 448.000 trabajadores en situación de ERTE.

Grandes cifras, pero con explicación

Los resultados son sin duda buenos, pero, hay que situarlos en su contexto. Este contexto indica que, por un lado, estaríamos ante el mayor crecimiento del número de personas que cotizan a la Seguridad Social en los últimos 20 años. Mientras que, desde el punto de vista del paro, el retroceso de un 4,4% del número de desempleados en el mes de junio, supondría, a nivel histórico, el mejor dato de un mes de junio desde que existen registros.

Pero, para analizar en contexto debemos tener en cuenta la situación de la que viene el desempleo en nuestro país. Una situación provocada por la pandemia de coronavirus que hizo que el año 2020 batiera récord a la inversa tanto en creación de empleo como en número de parados, asimismo, con la herramienta del expediente de regulación de empleo temporal como eje de la protección de los trabajadores, pero que albergó a cientos de miles de personas que no podían desempeñar su labor profesional.

Para que nos hagamos una idea, efectivamente, estaríamos en la cifra más baja de paro desde marzo de 2020, es decir desde el momento del estallido de la crisis pandemia. Por tanto, a ese efecto si se puede considerar como un indicador de recuperación, pero, con reservas ya que aún mantenemos datos de paro elevados provocados por la pandemia, así como cerca de medio millón de trabajadores en situación de ERTE sin definir cómo será la salida de los mismos.

Por tanto, respiro para la creación de empleo y tasa de paro. Pero, a la vez, con un ojo puesto en la evolución durante el mes de agosto y, fundamentalmente, septiembre cuando acabe el trabajo estacional ya que, los meses de septiembre y octubre serán fundamentales para entender si la medida de crecimiento va a ser sostenida y apuntando a la recuperación de las cifras de paro previas a la pandemia.

 

Publicidad