El bajo nivel de formación ha supuesto el despido de la mayor parte de los trabajadores durante la pandemia

El reciente informe publicado por Asempleo, revela que el 90% de los empleados que fueron despedidos a lo largo de la pandemia, carecían de un buen nivel de formación. 

De hecho, tan sólo un 51,1% de los trabajadores españoles disponen de una buena formación académica.ç

infracualificación, crisis económica, pandemia

El problema de la infracualificación, y la sobrecualificación

Desde que la pandemia de Covid-19 llegó a nuestro país, 700.000 trabajadores de toda España se han visto en el paro a causa de ella. De todos ellos, el 90% disponían de un nivel de formación bastante bajo, y el 95% de ellos tenían su empleo en ocupaciones básicas. Por ello, no es de extrañar que, tal y como afirma Asempleo, la crisis económica provocada por la pandemia se haya cebado especialmente con este tipo de empleados.

Fijándonos en los términos absolutos, es indiscutible que los trabajadores que más afectados se han visto a lo largo de la pandemia, han sido aquellos que mejor preparados estaban en cuanto a formación.

Aún así, en términos relativos, los empleos más dañados desde la llegada de la pandemia han sido los de baja cualificación. No se trata de un suceso nuevo, ya que fue algo que pasó de manera similar en la famosa crisis del 2008.

Cabe destacar que la infracualificación es un inconveniente que cada vez más está decreciendo dentro del sector laboral, afectando actualmente a un 11,3% de los empleados españoles. De hecho, antes de la crisis económica generada por la pandemia, la infracualificación ocupaba un 20,7%.

El informe redactado por Asempleo, señala que la crisis del coronavirus está teniendo un impacto asimétrico en los trabajadores según el grado de ajuste entre la formación y la educación que poseen. Esto pone de manifiesto la importancia de la educación como factor de seguridad y resiliencia ante shocks económicos.

Y es que ante la crisis, una gran parte de los trabajadores opta por mejorar su nivel de cualificación ante los puestos de trabajo que desean cubrir, para poder tener mayores posibilidades de ser contratados o de mantenerse dentro de la empresa. Los datos oficiales muestran que un 51,1% de los trabajadores, está cualificado para ejercer su puesto de trabajo.

Esta cifra supone una caída del 0,2% en comparación con aquella que se tenía antes del comienzo de la pandemia, y es alrededor de un 2% inferior a la cifra que se poseía al final de la anterior crisis económica.

Por otra parte, al mismo tiempo que la infracualificación disminuye, la sobrecualificación va en aumento. A día de hoy, uno de cada tres trabajadores padece sobrecualificación laboral. A lo largo de los últimos 12 años, la sobrecualificación ha aumentado hasta un 37,7%, lo que supone un crecimiento de 8 puntos desde la crisis económica del 2008. Los empleados  que más muestran una sobrecualificación, son precisamente los más jóvenes, los menores de 24 años.

En los sectores donde más podemos apreciar la sobrecualificación, son especialmente los que se encuentran relacionados con la hostelería, el comercio y actividades de ocio. Asempleo afirma a través de su informe que un 46% de los empleados pertenecientes a estos sectores, posee una formación mucho mayor de la necesaria para cubrir esos puestos de trabajo.

 

Publicidad