Qué preguntas puedes (debes) no contestar en una entrevista de trabajo

Aunque se ha avanzado mucho en materia de protección a los trabajadores, lo cierto es que desafortunadamente siguen siendo frecuentes actitudes poco edificantes (ilegales) en el ámbito laboral. Una de estas actitudes es la de realizar en las entrevistas de trabajo preguntas inadecuadas a las que el aspirante no sólo puede no contestar, sino que debería rechazar. E incluso, dependiendo del tipo de situación, denunciar.

ENTREVISTA DE TRABAJO

Como veremos más adelante, preguntas de contenido netamente sexista, discriminatorio, racista, o que atenten a los derechos de la persona, no sólo deben rechazarse, sino que deben denunciarse.

Preguntas inadecuadas en la entrevista de trabajo

¿Cuándo una pregunta puede considerarse ilegal en una entrevista de trabajo? Pues, básicamente, cuando pueda vulnerar los derechos a la intimidad y la igualdad. Es decir, las cuestiones relacionadas con la raza, la edad, la religión, el género, el estado civil o la situación familiar del entrevistado, entre otras.

De forma más concreta, la información relacionada con los años que tengas, tus creencias religiosas, tus opiniones políticas, si estás casado o soltero, con quién resides o la familia que tengas no son datos que la empresa necesite saber para evaluar si estas o no capacitado para desempeñar un determinado puesto. De hecho, no tienes por qué facilitarlos ni el entrevistador tiene la potestad de interrogarte sobre ellos.

Lo mismo ocurre con las cuestiones que tengan que ver con tu raza o tu orientación sexual, que no deben de tener cabida en una entrevista de trabajo, pues se trata de una cita estrictamente profesional.

En último lugar, de entre las preguntas ilegales que pueden aparecer en una entrevista de trabajo, están las relacionadas con el género. “¿Tienes previsto quedarte embarazada?”

Cómo actuar ante preguntas no adecuadas en la entrevista de trabajo

Lo primero que tienes que saber es que, como entrevistado, no estás obligado a responder preguntas sobre tu vida privada o que puedan atentar contra tu derecho a la igualdad. No obstante, si te decides a contestar, trata siempre de ‘darle la vuelta a la tortilla’, de sacar provecho de una pregunta indiscreta o que esté fuera de lugar.

Así, por ejemplo, ante una pregunta relacionada con la edad, puedes contestar que ésta, sea la que sea, nunca ha sido un obstáculo para desarrollar tu labor. Si tu perfil es senior, intenta destacar la experiencia que tienes. Lo mismo puede alegarse ante una determinada situación familiar, diciendo que nunca ha sido un inconveniente para realizar tus tareas. Si eres extranjero y crees que tu origen podría hacer que el entrevistador te discrimine, puedes responder que también te sientes de aquí y que tu conocimiento de varios países es enriquecedor y aportará al puesto al que aspiras.

Publicidad